El Bañista

notesfromgaucin_edited-1Tomo Gracie hasta el río esta mañana como de costumbre para su baño por la mañana. El Genal brilla mientras caía sobre grandes rocas que sobresalen del lecho del río y paso un tiempo de tirar el balón para que pudiera sumergirse en la piscina creado por una presa áspera donde el río da un paso hacia abajo.

Después de diez minutos de bola que lanza Nos vadear el río justo por debajo de la presa, ya que balbucea sobre el lecho de piedra en la parte inferior del valle árbol revestido. El lecho del río plana es casi seco ahora, pero para las pocas pulgadas de agua de manantial fresco, claro que serpentean a lo largo de su camino. Todavía hay arbustos verdes en la orilla del agua salpicada por la adelfa extraña con que las flores del rosa impactante. Más abajo veo a una pareja de cigüeñas posados en espera. Siempre es el mismo en esta época del año, cuando el río prácticamente ha secado y los peces son una presa fácil para las cigüeñas. Están sorprendidos por nuestra presencia y llevan a la picada ala ruidosamente por encima hasta el valle, desapareciendo entre los árboles.

Como de costumbre estamos solos, pero no estoy asustaron.

Estoy intimidado por mi sentido de la insignificancia. Soy una pequeña mota de la humanidad da un paseo a lo largo de un río en la Andalucía rural, mi compañero lanudo a mi lado. Estoy tentado a gritar en voz alta “este soy yo” e imaginar el eco que rebota alrededor del valle que se extingue.

En nuestro camino de vuelta al coche nos encontramos con un anciano cambiando en la orilla del río en su traje de baño. Parte de una rutina diaria – un baño constitucional – pienso para mí mismo; ¡Me equivoco!

El hombre vadea en la cintura y luego empieza a hacer espuma con la cabeza y las axilas con jabón. Una vez que se ha trabajado hasta la cabeza llena de espuma, se sumerge en el agua poco profunda varias veces hasta que la cabeza salga scuds limpias y pequeñas de jabón regazo de su cuerpo.

Él me mira y sonríe una sonrisa sin dientes. Saludo con la mano adiós y ya que poco a poco viento de nuestro camino hasta el valle hasta el pueblo sonrío a mí mismo sobre el encuentro y me pregunto si voy a ver el viejo amigo de nuevo, o simplemente estaba pasando y no pude resistir un pozo de agua tan mágico cuando se encontró con uno …

Todas las imágenes © Pip Art

Advertisements

One Comment Add yours

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s